Plan estratégico del ICAC

arrowPlan estratégico para el ICAC (53K PDF)

La industria algodonera mundial está experimentando un fuerte crecimiento de la demanda, avances tecnológicos y un progreso sustancial hacia la liberalización del comercio de textiles y confecciones de algodón. Desde todo punto de vista, la salud de la industria algodonera es buena. No obstante, existen aún muchos desafíos, incluido la necesidad de promover la aplicación universal de sistemas de producción sostenibles, la competencia con el poliéster y la necesidad de elevar la demanda, las distorsiones en la producción y el comercio causadas por las medidas gubernamentales pertinentes al algodón y las continuas dificultades con los incumplimientos de los contratos. Además, el ICAC enfrenta retos institucionales como el aumento de la afiliación de países, un cambio en las actitudes hacia la participación del sector público en asuntos de productos básicos, la privatización de las organizaciones nacionales de la industria algodonera y las presiones en los presupuestos gubernamentales. El algodón se cultiva en más de 100 países en aproximadamente 2,5% de la tierra cultivable del mundo, convirtiéndolo en uno de los cultivos más importantes en términos de uso de la tierra después de los cereales y la soja. El algodón también es un producto básico agrícola que se comercia ampliamente con la participación de más de 150 países en las exportaciones o las importaciones de algodón.

Más de 100 millones de unidades familiares están comprometidas directamente en la producción algodonera. Cuando se toman en cuenta la mano de obra familiar, la mano de obra contratada en la explotación y los trabajadores en los servicios auxiliares tales como transporte, desmote, enfardado y almacenamiento, la participación total en el sector algodonero se estima en más de 350 millones de personas. El algodón también proporciona empleo a millones más en industrias afines como las de insumos, maquinarias y equipos agrícolas, trituración de semillas de algodón y producción de textiles. El cultivo del algodón contribuye a la seguridad alimentaria y eleva la expectativa de vida en las zonas rurales de los países en desarrollo de África, Asia y Latinoamérica. El algodón desempeñó un rol significativo en el desarrollo industrial a partir del siglo XVII, y actualmente sigue desempeñando un rol importante en el mundo en desarrollo como una fuente importante de ingresos. El valor de la producción algodonera mundial se estimó en aproximadamente US$ 40 mil millones en 2007/08. La importancia económica del algodón justifica la participación de los gobiernos en una organización internacional del algodón dedicada a mejorar la salud de la industria.

Iniciativa Descubra las fibras naturalesMapa del sitio© 2017 Comité Consultivo Internacional del Algodón - Reservado todos los derechosVolver al inicio